• Portada
  • Nacional
  • Política
  • Economía
  • República
  • Internacional
  • Deportes
  • Cultura
  • Tecnología
  • Opinión
  • Por José Antonio Becerril Flores*

    Utilidad de la Fiscalización en el Ciudadano

    Utilidad de la Fiscalización en el Ciudadano


    Fiscalización del ejercicio presupuestal

    Es una pregunta básica que nos hacemos los ciudadanos de a pie: ¿de que me sirve una fiscalización ?


    Por: José Antonio Becerril Flores*


    Febrero 13, 2018 21:02 hrs.

    Nacional › México › Ciudad de México

    Economía

    Es una pregunta básica que nos hacemos los ciudadanos de a pie, de que me sirve una fiscalización a mí, a mi familia, y a la sociedad, en el Municipio, en la Entidad Federativa y en el País. La fiscalización gubernamental que realiza la Secretaria de la Función Pública, las contralorías internas en los estados, en las dependencias y entidades; en los municipios y delegaciones, y, las entidades de fiscalización superior locales así como la Auditoria Superior de la Federación, conforme a su programa anual de auditorías, donde se incluyen revisiones profesionales multidisciplinarias a la obra pública, adquisiciones, al desempeño,( emitiendo recomendaciones no vinculatorias), financieras, forenses, de legalidad, y específicas, tanto internas como externas sirven a la ciudadanía para:
    1. Mejoramiento en el ejercicio presupuestal de los Programas Sociales conforme a sus reglas de operación, sin filias ni fobias partidistas y evitar preventivamente desviaciones de los recursos económicos de que disponga el gobierno y se administren con eficiencia, eficacia y honradez para satisfacer los objetivos a los que estén destinados, tal como lo mandata el artículo 134 Constitucional. No es aprobatorio que en México los gobernantes sean cada vez más ricos y la población más pobre.
    2. Fortalecimiento en la obra pública e infraestructura de servicios a la población en su conjunto. Hacer más con menos en beneficio colectivo y específicamente de los usuarios, estableciendo la línea ética de denuncia ciudadana y su atención procedente logrando con ello la confianza en las instituciones del Sector Público.
    3. No incrementar la deuda pública sin soporte en acciones concretas en beneficio de los servicios públicos, haciendo mediante la fiscalización al gobierno más eficiente, eficaz y económico. y sancionando las conductas por faltas a la ley de los malos servidores públicos
    4. Coadyuvar en la profesionalización del servicio público, mediante la promoción de cursos de capacitación al personal que directamente atiende a los peticionarios con el apoyo de seminarios, diplomados y especialización en la calidad en los servicios al ciudadano. Con la fiscalización se realiza la evaluación al desempeño de los servidores públicos para su superación y elevar la calidad en el servicio, mediante la mejora continua. Y de esta forma dar fiel cumplimiento a las peticiones ciudadanas de acuerdo a lo establecido en el artículo 8º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, como parte de las garantías individuales y los derechos humanos

    5. Evitar mediante auditorias financieras, forenses, de desempeño, de legalidad y de cumplimiento el fraude, el peculado y la corrupción pública galopante, para incrementar el nivel de transparencia y honestidad en los diferentes procesos de adquisiciones, adjudicaciones, obras y servicios; así como evitar su recurrencia.
    6. Abrir expedientes de presunta responsabilidad a los servidores públicos con origen en las quejas y denuncias ciudadanas por las faltas graves y no graves marcadas en la ley, como son: los delitos del orden público y el incumplimiento a su mandato, como contratación de amigos y familiares, aprovechamiento personal de la información disponible, solicitar dádivas y aceptar sobornos, pedir favores sexuales a compañeras y compañeros de trabajo, incumplir con las recomendaciones de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, contratar personal inhabilitado por los órganos fiscalizadores, el Tribunal de Justicia Administrativa, la Fiscaliza Especializada en Combate a la Corrupción y en su caso del Poder Judicial de la Federación, no facilitar la documentación soporte de las operaciones a los Órganos Fiscalizadores.
    Parte de los beneficiarios de la fiscalización en México son los representantes populares elegidos por el pueblo en los tres órdenes de gobierno, como son: el Presidente de la República, los Gobernadores, los Alcaldes, los Legisladores Federales y Locales; por ello es necesario que estos servidores públicos de alto nivel de responsabilidad propicien la mejor elección de los titulares de los órganos fiscalizadores como una garantía del buen quehacer público. Por otra parte, los órganos fiscalizadores rectores nacionales, estatales y municipales, deben coordinarse efectivamente, incluyendo dentro de su organización a perfiles profesionales, honestos y experimentados en materia de auditoría gubernamental, control interno, quejas, denuncias, responsabilidades de los servidores públicos, asistencia técnica dictaminadora en las denuncias penales originadas por los informes de auditoría e inteligencia institucional, para no dejar pasar la corrupción como gallinitas ciegas y decir que aquí no pasa nada, cuando a México le urge un verdadero cambio para lograr la credibilidad en las instituciones y disminuir la impunidad que se encuentra en el orden del 97% según INEGI de los delitos cometidos; siendo causa raíz de la corrupción ocupacional y, que la OCDE nos tenga calificados como el país miembro más corrupto, en el lugar 35 entre 35 Naciones.
    México ya cambio a partir del nuevo Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), mediante el cual se promueve una mayor coordinación de los Órganos de Fiscalización y la Ciudadanía, abarcando incluso las Participaciones Federales en las Entidades Federativas, lo cual aumenta el Universo a Revisar, iniciando su participación en los comités de obra , en los presupuestos participativos, de equidad de género, considerando las opiniones de los comités de participación ciudadana para señalar al gobierno las necesidades reales y vigilando estrechamente la actuación de los servidores públicos mediante quejas, denuncias y en su caso reconocimientos y las deficiencias sujetas de corrección.
    El modelo COSO 2013, referente al Sistema de Control Interno utilizado en países de alto desarrollo, como son: Suecia, Dinamarca y Estados Unidos, con un nivel de confianza legal superior al nuestro, basan sus acciones en la instrumentación del Ambiente de Control; Evaluación de Riesgos; Actividades de Control; en la oportuna Información y Comunicación, así como al Monitoreo y Seguimiento de las Acciones Gubernamentales con base en 17 principios de control, integridad y transparencia El SNA brindará sus frutos a largo plazo, conforme vaya avanzando la alimentación a la Plataforma Digital Nacional, donde los Órganos de Fiscalización obtengan datos de los servidores públicos sancionados, la evolución de su patrimonio y la información cruzada de las instituciones, como es la Contabilidad Gubernamental Consolidada.
    Finalmente es importante para el 2030 lograr la confianza ciudadana en las Dependencias y Entidades del Sector Público para incrementar la productividad, la educación tecnológica, el empleo y la seguridad, que nos lleve a un mayor desarrollo económico, social e incremente nuestra calidad de vida.

    *Contador Público, especialista en fiscalización gubernamental y Presidente de la Sociedad Michoacana de Egresados del Instituto Politécnico Nacional, Lázaro Cárdenas, A.C.

    Comparte

    Escríbe al autor

    Escribe un comentario directo al autor