• Portada
  • Nacional
  • Política
  • Economía
  • República
  • Internacional
  • Deportes
  • Cultura
  • Tecnología
  • Opinión
  • Por Carlos Ravelo Galindo

    Opinión

    Sor Juana Inés de la Cruz: 1648-1695

    Sor Juana Inés de la Cruz: 1648-1695


    EN LAS NUBES


    Por: Carlos Ravelo Galindo


    Marzo 09, 2019 21:03 hrs.

    Nacional › México › Ciudad de México

    Cultura

    La secretaria de Gobernación doña Olga Sánchez Cordero, primera mujer en ocupar tan importante cargo, anunció nuevo plan en respuesta a los crecientes indicadores de violencia contra las mexicanas, al revelar que cada 160 minutos una niña o mujer es secuestrada y que nueve mujeres son asesinadas cada día en el país.
    La ministra en retiro apuntó que ’las une un factor común: la falta de intervención oportuna y diligente del Estado mexicano para preservar su integridad y para asegurar sus vidas’
    Increíble ocasión para hablar de ellas.
    Y evocar a todas como imagen y semejanza de Sor Juana Inés de la Cruz.
    Nació en la hacienda de San Miguel Nepantla, Estado de México, el 12 de noviembre de 1648-1695. Su nombre, antes de tomar el hábito, fue Juana de Asbaje y Ramírez.
    Hija natural de la criolla Isabel Ramírez de Santillana y el vizcaíno Pedro Manuel de Asbaje.
    Nada mejor que el texto completo de este su poema:
    Hombres necios que acusáis
    a la mujer sin razón,
    sin ver que sois la ocasión
    de lo mismo que culpáis.
    Si con ansia sin igual
    solicitáis su desdén,
    ¿por qué queréis que obren bien
    si las incitáis al mal?
    Combatís su resistencia
    y luego con gravedad
    decís que fue liviandad
    lo que hizo la diligencia.
    Parecer quiere el denuedo
    de vuestro parecer loco
    al niño que pone el coco
    y luego le tiene miedo.
    Queréis con presunción necia
    hallar a la que buscáis,
    para pretendida, Tais,
    y en la posesión, Lucrecia.
    ¿Qué humor puede ser más raro
    que el que, falto de consejo,
    él mismo empaña el espejo
    y siente que no esté claro?
    Con el favor y el desdén
    tenéis condición igual,
    quejándoos, si os tratan mal,
    burlándoos, si os quieren bien.
    Opinión ninguna gana,
    pues la que más se recata,
    si no os admite, es ingrata,
    y si os admite, es liviana.
    Siempre tan necios andáis
    que con desigual nivel
    a una culpáis por cruel
    y a otra por fácil culpáis.
    ¿Pues cómo ha de estar templada
    la que vuestro amor pretende,
    si la que es ingrata ofende
    y la que es fácil enfada?
    Mas entre el enfado y pena
    que vuestro gusto refiere,
    bien haya la que no os quiere
    y queja enhorabuena.
    Dan vuestras amantes penas
    a sus libertades alas
    y después de hacerlas malas
    las queréis hallar muy buenas.
    ¿Cuál mayor culpa ha tenido
    en una pasión errada:
    la que cae de rogada
    o el que ruega de caído?
    ¿O cuál es más de culpar,
    aunque cualquiera mal haga:
    la que peca por la paga
    o el que paga por pecar?
    ¿Pues para qué os espantáis
    de la culpa que tenéis?
    Queredlas cual las hacéis
    o hacedlas cual las buscáis.
    Dejad de solicitar
    y después con más razón
    acusaréis la afición
    de la que os fuere a rogar.
    Bien con muchas armas fundo
    que lidia vuestra arrogancia,
    pues en promesa e instancia
    juntáis diablo, carne y mundo.
    craveloygalindo@gmail.com

    Comparte

    Escríbe al autor

    Escribe un comentario directo al autor