• Portada
  • Nacional
  • Política
  • Economía
  • República
  • Internacional
  • Deportes
  • Cultura
  • Tecnología
  • Opinión
  • Por Diego Alcalá Ponce

    SE DUPLICA ARSÉNICO EN AGUA, SEGÚN ESTUDIO DE LA UNAM IV Parte

    SE DUPLICA ARSÉNICO EN AGUA, SEGÚN ESTUDIO DE LA UNAM IV Parte


    El cambio climático ya comenzó

    ’¡El cambio climático ya comenzó, y la guerra por el agua también!’ ¿Qué esperamos?


    Por: Diego Alcalá Ponce


    Abril 10, 2019 21:04 hrs.

    Nacional › México › Ciudad de México

    Política

    ’¡El cambio climático ya comenzó, y la guerra por el agua también!’ ¿Qué esperamos?
    Es satisfactorio saber que la mayor parte de los habitantes del estado de Aguascalientes dispone de servicios sanitarios tan elementales como agua potable y saneamiento de aguas residuales y alcantarillado. Ojalá toda la población nacional contara con esos servicios que son indispensables para una vida sana en base a la calidad del agua que a diario consumimos. Sin embargo, cabe resaltar que tan solo en ese estado se han perforado tres mil 500 pozos, de los cuales, apenas de 433 se extrae el agua para el consumo de la población. Y para uso industrial han sido perforados cinco más. El gobierno del estado de Aguascalientes continúa respondiendo así a nuestro cuestionario:
    4 -- ¿Considerando que el asunto del agua es de interés nacional, y que por lo tanto debe ser tratado con sumo cuidado, ¿se tienen bajo control todos los pozos autorizados, para verificar que las empresas, además de certificar la calidad del agua que se está extrayendo de cada uno, por ejemplo, también estén cumpliendo con las normas establecidas en lo que respecta al desagüe y depósito de las aguas residuales conforme al ordenamiento sanitario vigente?
    --- Sí, se tiene una constante verificación de descarga en coordinación con la dirección local de Conagua y los organismos operadores de cada municipio para verificar que no se viertan aguas residuales a los cauces.
    5 – Según estudios recientes del centro de Geociencia de la UNAM, la concentración de arsénico y fluoruro en el acuífero Lerma-Chapala, que va del estado de México a Jalisco, se duplicó en los últimos 14 años; condición semejante afecta a las aguas subterráneas de seis estados más, entre los que está Aguascalientes. Todos presentan la misma problemática en mayor o menor grado y tiende a agudizarse. Ante esta situación, ¿en qué municipios se ha detectado la presencia de estos tóxicos en el agua que se consume y cuáles han sido los problemas de salud que se han presentado por estos motivos?
    --- Solo en dos municipios se ha presentado un alza en las concentraciones de arsénico y se han tomado las medidas correspondientes para cumplir con la norma establecida, ya que, de lo contrario, la secretaría de Salud tiene la facultad de cancelar dicho aprovechamiento. Además de que en dos localidades de estos municipios afectados se realizó la instalación de filtros intradomiciliarios para eliminar el arsénico. En cuanto a problemas de salud, no se ha reportado ninguno por esa causa.
    6 -- ¿Se tiene conocimiento sobre la presencia de algún tóxico en el agua que se extrae de algunos de los pozos concesionados a algunas de las empresas establecidas en el estado, y a qué ramo de la industria corresponden?
    --- No, a la fecha no se ha reportado un caso de esta naturaleza que afecte a alguna industria establecida con aprovechamiento propio.
    El texto de EL UNIVERSAL continúa así: La Auditoría de Desempeño 10016B00070087DE092, practicada en 20011 por parte de la ASF a Conagua, encontró 16 acuíferos, en siete estados, con agua salobre y salina por encima de los límites tolerables para el consumo humano, esto es, más de dos mil miligramos por litro. Este tipo de contaminación impacta en enfermedades coronarias y otros padecimientos relacionados con el exceso de sodio, como hipertensión y osteoporosis. Además, propicia problemas digestivos y circulatorios. Se trata de los acuíferos Oriente Aguanaval-Nazas y villa de Juárez (Durango), Cedros (Zacatecas), Cedral-Matehuala y Matehuala Huizache (San Luis Potosí), Vicente Guerrero, Santo Domingo La Paz, Los Planes y San Rafael (Baja California), Costa de Hermosillo, Caborca, Valle de Guaymas y Sonoyta, Puerto Peñasco (Sonora); Cuautitlán-Pachuca (Edomex-Hidalgo) En los casos de Baja California y Sonora, hay acuíferos clasificados por Conagua con filtraciones marinas, de modo que es previsible la salinidad, mas no así en el resto. En todo caso, es preciso señalar que la ASF auditó solo 141 de los 653 acuíferos clasificados, es decir, 21.59 por ciento del total. Esto se debió a que Conagua ’no dispuso de la documentación relativa a los criterios que sirvieron de base para la cuantificación del total de acuíferos en los que se debe aplicar la evaluación del indicador’, de modo que se ignoraban las condiciones de contaminación de 78 .41 por ciento de los acuíferos.
    Agregado: De hecho, los 70 billones de células que nos conforman tienen que vivir en un medio 65 por ciento líquido. Sin agua nuestras células se secarían como pasitas en cuestión de segundos. Con poca agua serían inútiles. Con niveles de agua ligeramente por debajo de lo requerido, funcionan de manera deficiente. Dado que el origen de la vida, al parecer, fue en el agua, es por eso que somos acuosos o semilíquidos. El 70 por ciento de nuestro peso corporal es agua; dos terceras partes de lo que somos físicamente es agua. A este respecto es menester aclarar que el contenido del agua del cuerpo es inversamente proporcional a su contenido de grasa. Las células de grasa contienen muy poca agua y en contraste las células magras contienen mucha. Por tanto, en una persona obesa el contenido relativo de agua es menor que en una persona delgada.
    El 65 por ciento del agua de nuestro cuerpo se encuentra en el interior de nuestras células (líquido intracelular) El otro 35 por ciento es líquido extracelular. De éste, 7 por ciento se encuentra en nuestro sistema circulatorio (líquido intravascular) y 28 por ciento en todos nuestros tejidos, pero fuera de las células (líquido intersticial) Es como si nuestras células viviesen en un estanque rodeado de jardines húmedos, a su vez regados por una red inmensa de mangueras pulsátiles y de desagües provistos de válvulas: el sistema circulatorio. Tomado del extraordinario libro El agua, alimento vital para sus células, del doctor Ricardo Pérez Merino de Editorial Diana. Continuará… diegoalcalaponce@hotmail.com

    Comparte

    Escríbe al autor

    Escribe un comentario directo al autor