• Portada
  • Nacional
  • Política
  • Economía
  • República
  • Internacional
  • Deportes
  • Cultura
  • Tecnología
  • Opinión
  • Por Urbano Calles

    Nueva versión del CFDI complica facturación

    Nueva versión del CFDI complica facturación


    Ahora los contribuyentes deben emitir facturas bajo la versión 3.3, será obligatorio a partir del 1 de diciembre


    Por: Urbano Calles


    Julio 13, 2017 12:07 hrs.

    Nacional › México › Ciudad de México

    Economía

    La Secretaría de Hacienda y Crédito Público, a través del Servicio de Administración Tributaria, informó a partir del 1 de julio todos los contribuyentes deben usar la Nueva Factura (versión 3.3 de factura), aunque pueden continuar emitiendo la versión anterior hasta el 30 de noviembre del 2017.

    Para ’facilitar’ el proceso de facturación, indica la dependencia que ya está disponible en el portal de internet del SAT la herramienta gratuita que permite emitir la factura con las nuevas especificaciones. Además, están publicados ahí los datos de 20 Proveedores Autorizados de Certificación que al momento ya están listos para ofrecer este servicio.

    Toda la información sobre la actualización está disponible para su consulta y descarga en el Portal del SAT, destaca la dependencia.

    Toda la información sobre la actualización está disponible para su consulta y descarga en el Portal del SAT, destaca la dependencia.

    La emisión del CFDI debe llevar el Complemento de Recepción de Pagos, que será opcional a partir del 1 de julio sólo con la versión 3.3, pero será obligatoria a partir del 1 de diciembre.

    De acuerdo con empresarios de todos los niveles y especialistas en la materia, ahora se complica más el pago de impuestos, ya que los datos adicionales que piden, para quienes expiden la factura deben poner qué uso le dará el cliente que la pide, ponerle clave al producto (que debe identificar quien factura de entre más de 53 mil códigos), y para “facilitar” las cosas se debe indicar cómo pagó el cliente, si fue en efectivo, tarjeta, cheque, monedero electrónico, intercambio de bienes, entre otros, lo que seguramente va a retrasar la expedición de facturas.

    Y uno se pregunta, ¿para qué quieren saber cómo pago el comprador?, y los técnicos creativos de la institución recaudadora dirán que es para “evitar lavado”, evasión de impuesto, etcétera, pero si se trataba de complicar los trámites, acertaron.

    Seguramente, dicen los especialistas, esto no afectará la recaudación de impuestos, pero representará más trabajo para los contribuyentes, quienes deberán dedicar más tiempo a la emisión de facturas, cuya elaboración alcanzó la cifra de 2,075.8 millones en el primer cuatrimestre de 2017.

    Vaya chamba que les espera a los facturistas.

    Comparte