• Portada
  • Nacional
  • Política
  • Economía
  • República
  • Internacional
  • Deportes
  • Cultura
  • Tecnología
  • Opinión
  • Por Carlos Ravelo Galindo

    Opinión

    Los desobligados

    Los desobligados


    EN LAS NUBES


    Por: Carlos Ravelo Galindo


    Agosto 28, 2018 21:08 hrs.

    Nacional › México › Ciudad de México

    Política

    Fue al término de un desayuno de unidad en la Asociación de Colonos de La Florida, en Naucalpan, cuando surgió la advertencia a las autoridades municipales. A las que se van y a las que llegan. No fue amenaza, sino recordatorio, a los desobligados ’Te pago para que me sirvas. No para que te sirvas’.
    Previamente el secretario general del sindicato de trabajadores del Estado de México, David Parra Sánchez, reconoció ante un centenar de vecinos en el salón de asambleas, la ausencia de dignidad en el manejo económico de las actuales autoridades. Y el abandono, por lo mismo, de fraccionamientos, colonias populares y pueblos. Vaya, de su obligación. Viven para ellos, y nada más.
    Ponderó el trabajo de anteriores ediles –puso como ejemplo a don Roberto Soto Prieto—que sacrificaban sábados, domingos y días festivos para entregar obras a los vecinos. Revisar el cumplimiento de los compromisos. Y checar el desempeño de sus deberes. Cumplían, a secas. Era la importancia de trabajar en equipo, como en la actualidad la mesa directiva de La Florida lucha para evitar la trasgresión de las leyes por quienes deben respetarlas. Esa unión logró después de dieciseis meses, rescatar del municipio, las instalaciones de la Asociación de Colonos de La Florida. A la poeta María de Lourdes Valdez de Fromow y al ingeniero Eduardo Murguía Morales, se les debe. Ambos dieron vida a la Florida, después de muchos años de abandono.
    Y con ayuda del jerarca gremial, informó el presidente de la Asociación de Colonos de La Florida, ingeniero Eduardo Murguía, que la alcaldía regresó el predio. El sábado 25 de agosto, ya restaurado el terreno y el salón en uso, se sirvió un desayuno al que asistieron un centenar de colonos fueron testigos cuando se cortó el listón de la reinauguración. Agradecieron a la directiva de los vecinos y a nuestro huésped, el esfuerzo desplegado para evitar que el terreno, propiedad de los colonos desde hace cincuenta y cuatro años, fuera enajenado y vendido a parientes y a amigos.
    La acción del rescate que duró año y medio fue explicado por don Eduardo Murguía y su antecesora la poeta María de Lourdes Valdéz de Fromow. Ella, con fina prosa, habló de los jerarcas romanos, que hace 500 años AC, abusaban del trabajador. Y cómo los tribunos, como líderes, mejoraron sus condiciones de vida.
    A su vez el ingeniero Rodolfo Sánchez, que hace 50 años reemplazo, por votación, al primer presidente de la Asociación, donó a la nueva mesa directiva el primer Estatuto de nuestra institución civil.

    En la actualidad con el cambio de estafetas políticas comenzó el deterioro. Y los vecinos a sufrir las consecuencias. Ejemplos hay de sobra. Y don Galo Blanco, su presidente, se refirió al problema en que viven los colonos de Satélite. Se oponen a la construcción de un rascacielos con el permiso de las mal llamadas autoridades municipales. Abundó en otros muchos.
    Alberto Jauregui Suárez, vocal de La Florida, destacó, entre otros al amigo Onésimo León Domínguez, restaurador de la flora del predio de colonos. No debemos pasar por alto el comentario que escuchó doña Olivia Ortiz de su vecino del, ya para entonces almuerzo:
    ’Los actuales funcionarios municipales cuando aún no han sido llamado a cuentas, buscan, muchos infructuosamente, el respaldo legislativo de San Lázaro. Para no llegar, como otros deshonestos, a las frías celdas del penal de Barrientos’. Sí, por desobligados, deshonestos, corruptos e inmorales. craveloygalindo@gmail.com

    Comparte

    Escríbe al autor

    Escribe un comentario directo al autor