• Portada
  • Nacional
  • Política
  • Economía
  • República
  • Internacional
  • Deportes
  • Cultura
  • Tecnología
  • Opinión
  • Por Salvador Flores Llamas

    Opinión

    Empieza la caída de TRUMP

    Empieza la caída de TRUMP


    ACENTO


    Por: Salvador Flores Llamas


    Noviembre 15, 2017 22:11 hrs.

    Nacional › México › Ciudad de México

    Política

    Que Trump dijera en Vietnam que le creía más a Vladimir Putin (quien negó que intervino en sabotear la campaña de Hillary Clinton) que al fiscal especial estadounidense que indaga el russiagate; fue una autodefensa de risa, que sólo se le ocurre a un desequilibrado mental, pues 27 expertos en salud mental opinan que Donald es un peligro para EU y el mundo.
    Durante la junta de la APEC en Vietnam Putin y Trump jugaron a que no se reunirían pero sí lo hicieron y ambos negaron la injerencia de Kremlin en el Russiagate; lo que el veleidoso Donald rechazó después en Filipinas, al continuar su gira por oriente.
    El magnate ya siente la lumbre en el aparejo; Paul Manafort, ex jefe de su campaña, aceptó haber tenido contactos con el Kremlin durante ella, y si antes lo había negado, ahora lo admitió, pues teme ser juzgado por perjurio.
    Manafort y su socio Rick Gates, fueron acusados de 12 delitos, como conspirar contra Estados Unidos y lavar millones de dólares, y el fiscal especial Robert Muller que investiga los nexos de la campaña de Donald con Rusia, los envió a prisión domiciliaria. George Papadopolus, ex asesor del magnate se declaró culpable de mentir al FBI y ofreció colaborar con Muller.
    Éste inclusive lanzó una evidencia muy explícita de que Trump estaba ansioso de coordinarse con Rusia para perjudicar a Hillary Clinton. Éstos son los primeros hilos de la gran madeja del russiagate, por su afán de ganar a toda costa la Presidencia.
    Eso debe alegrarnos a los mexicanos; sólo Peña Nieto y Videgaray no aceptan que Donald es enemigo jurado de México y siguen sin miedo a exhibirse de lambiscones suyos, mientras él se empeña en confirmar su odio a nuestro país porque en Baja California fue acusado judicialmente por un fraude inmobiliario que cometió.
    A un año de haber sido electo el 45 presidente de EU sólo ha sembrado odio, racismo, división e impopularidad en su país e incertidumbre a todo el mundo por su inexperiencia y caprichos, y siguió con ese afán en su gira por oriente, que dejó racimos de anécdotas y desaciertos hilarantes.
    Confirmó su insensatez y debilidad mental, pues 27 siquiatras diagnosticaron que sufre delirio de grandeza y desbalance mental compulsivo, que con un culto excesivo a la personalidad y su desacato al imperio de la ley, hacen una mezcla muy peligrosa.
    Es un sicópata, concluyeron.
    Por otro lado, no fue invitado en Vietnam a la junta en que 11 países de la APEC relanzaron el TPP (Tratado Transpacífico de Cooperación Económica) aunque allí estaba, pues anunció que no permitirá que otros países signan perjudicando la economía de EU, fustigó el libre comercio y recalcó que no firmará tratados multilaterales de intercambio económico, sino sólo bilaterales; a lo que se inclina Justin Trudeau, primer ministro de Canadá, que cada vez se acerca más a Trump
    En tanto se efectuaba esa reunión, la Prensa Asociada (AP) arrojó más luz sobre la ciberintrusión Rusia en la pasada elección presidencial de EU para beneficiar al magnate y perjudicar a Hillary Clinton.
    Tras analizar 36,210 tuits del 31 de agosto de 2015 al 10 de noviembre de 2016, publicados en 380 de las cuentas rusas entregadas por Twitter a los legisladores gringos, la AP precisó que un ejército de agentes del Kremlin intervino en la maniobra.
    A un año de la elección de Trump, los republicanos perdieron las gubernaturas de Virginia y New Jersey, y el alcalde demócrata de Nueva York (la tierra del magnate) Bill de Blassio se reeligió. Además, el sentimiento anti-Trump cunde entre muchos votantes arrepentidos.
    Casi ninguna de sus grandes promesas de campaña ha cumplido; avanzó muy poco en construir el Muro; le impidieron destruir el Obomacare, sólo frenó el DACA y derrumbó el sueño de 800 mil dreamers, de los que 650 mil son mexicanos.
    Ha cesado a 12 de sus colaboradores y el caos y las pugnas internas imperan en la Casa Blanca.
    Por lo demás, impulsa una reforma fiscal para bajar del 35% al 20% impuestos a megaempresas, que ya aprobó un comité de la Cámara de Representantes, dañará enormemente la economía mexicana, y con la derogación del TLC que propugna Donald, puede enviarnos a la recesión.
    Esto último se otea con fuerza, hay pesimismo en que la siguiente ronda de negociación (que se celebra en México) cambie ese curso.
    Los grandes empresarios gringos le piden seguir en el TLC, porque salirse traería graves efectos a la economía estadounidense. 400 grandes millonarios le exigieron que no les baje los impuestos (son a quienes pretendía ayudar; eso indica que busca beneficiarse a sí mismo, pero él y sus hijos aprovechan su cargo para sacar más raja pecuaniaria de sus negocios) porque eso elevaría la desigualdad económica.
    Pero pone oídos sordos.
    Por todo eso, el balance de su gobierno es negativo, y es el peor presidente evaluado a un año de su elección (con sólo 37% de aprobación) entre los cuatro últimos: Obama, George W. Bush y Bill Clinton
    El jueves 2 de noviembre se presentó Carter Page, su ex asesor de campaña en política exterior, ante la Cámara de Representantes, y al preguntársele sobre la injerencia de Rusia en la política exterior de EU, aceptó que realizó visitas a Moscú durante la campaña; lo que antes había negado, pero ahora temió ser acusado de perjurio por el fiscal especial.
    Wilbur Ross, secretario de comercio de Trump y uno de los negociadores principales del TLC, fue vinculado al escándalo de los Paradice Papers, que reveló el Consorcio de Periodismo de Investigación, entre negociantes y políticos que tienen capitales en paraísos fiscales.
    Y puede estar inmiscuido en un conflicto de intereses, por ser copropietario de Navigator Holding (donde es socio del yerno de Vladimir Putin) que negocia con Rusia y Venezuela.
    Al declarar ante el Congreso sobre la injerencia rusa en la elección de Trump, el procurador general Jeff Sessions expresó que cuando se le preguntó antes al respecto no recordó nada; pero ahora admitió que sí estuvo en contacto con el Kremlin durante la campaña de Donald.
    Observaremos lo mismo de otros funcionarios o allegados al magnate, al comparecer ante el fiscal especial, pues ven que el asunto va en serio y pueden ser acusados de perjurio.
    Todavía el procurador general, Sessions dijo cínicamente que él siempre dice la verdad.
    Para colmo, Michael Flynn, exjefe de seguridad nacional de Trump, es investigado por complot para secuestrar a un líder opositor turco y venderlo a Erdogan, presidente de Turquía.
    Aunque es claro que Trump es enemigo de México, el presidente Peña Nieto volvió a verse muy lambiscón con él en Vietnam, pues mientras le decía y argumentaba con las manos, mientras aquél lo ignoraba y veía a otro lado, en imágenes difundidas por los medios internacionales.
    Como quiso manejar al Partido Republicano como propiedad suya y lo usó de vehículo para satisfacer sus heridas narcisistas; los políticos republicanos rechazan cada vez más su discurso divisorio y populista.
    Se cansaron del paso irracional que dieron al apoyar a éste hombre de nula experiencia política y refinado olfato populista, un animal mediático, rabioso e intérprete del descontento social y económico de buena parte de los votantes conservadores, que se convirtieron en víctimas de los excesos de su populismo.
    Rehusaron seguir siendo rehenes de un hombre impulsivo e intolerante, de sus decisiones y caprichos; varios líderes se retiraron ya de la política, se rinden y enmudecen ante ’el vulgar emperador de la Casa Blanca’. El senador republicano por Arizona, Jeff Flake le dijo ¡Basta, Donald!, al rechazar su conducta ’indigna, peligrosa y enloquecida’.
    El russiagate es una estocada que Trump no resistirá y ya presiente que puede llevarlo a juicio político; no lo libraría y sería el fin de su estancia en la Casa Blanca. Si bien nadie le quitará el gusto de haber sido presidente de su país, por obra y gracia de quienes se dejaron engañar por él.
    llamascallao@hotmail.com
    @chavafloresll

    Comparte

    Escríbe al autor

    Escribe un comentario directo al autor