• Portada
  • Nacional
  • Política
  • Economía
  • República
  • Internacional
  • Deportes
  • Cultura
  • Tecnología
  • Opinión
  • Por Maru Rojas

    Crónica del adiós en Los Pinos; despedida austera

    Crónica del adiós en Los Pinos; despedida austera


    El adiós

    José Antonio Meade primero en llegar; Miguel Osorio Chong ausente.

    El reconocimiento de Peña Nieto a Angélica Rivera y el aplauso


    Por: Maru Rojas


    Noviembre 29, 2018 21:11 hrs.

    Nacional › México › Ciudad de México

    Política

    Si contamos el tiempo entre los primeros que llegaron y los primeros en salir ayer de la residencia oficial de Los Pinos, fueron casi 4 horas las que duró la comida del adiós para quienes, del gabinete legal y ampliado de la presente administración, fueron convocados a su última reunión con el presidente Enrique Peña Nieto.

    La característica fue la austeridad, contraría a otras comidas de fin de año. En esta ocasión no hubo música ni de fondo ni estrella alguna del espectáculo amenizando; la comida muy sencilla preparada por los mismos chefs del Estado Mayor: crema de calabaza, corte de carne y postre de chocolate.

    Y la otra característica es que los reconocimientos fueron significativos, los más amplios del Presidente a su esposa, la señora Angélica Rivera de Peña, como anfitriona en los últimos días de que este lugar deje de ser casa presidencial, a quien Peña Nieto le agradeció por todo, por su aguante, su cariño, su apoyo… por no quebrarse.

    Y los otros reconocimientos pasaron a justificar el por qué fueron los primeros en llegar. Porque la reunión estaba citada a las 16:00 horas, pero comenzó casi a las 5 de la tarde cuando ingresó el Presidente no duró más de tres horas; a las 8 de la noche comenzaron a salir algunos y los que se quedaron hasta el final se despidieron casi a las 9.

    Pero ayer sábado los primeros en llegar fueron los que sabían estarían en la mesa de honor con el Presidente, los secretarios de la Defensa Nacional, general Salvador Cienfuegos, y de Marina, almirante Vidal Francisco Soberón, que apenas 20 horas antes encabezó con el Presidente los festejos por el Día de la Armada, en Salina Cruz, Oaxaca.

    Y tempranero también, por ahí de las 15:30 ingresaba a los Pinos José Antonio Meade Kuribreña, manejando su propio auto híbrido, como lo ha hecho siempre y no podía faltar, al haber sido de los consentidos en este gabinete, como Canciller, secretario de Hacienda y de Desarrollo Social y hoy ex candidato a la Presidencia de este país.

    Por cierto, apenas justo hace 8 días en una plática informal que sostuve con el Presidente Enrique Peña al recordar cuál fue la gira más larga e incómoda de su mandato refirió los funerales de Nelson Mandela en Sudáfrica.

    Un vuelo de 22 horas de ida 10 horas en Sudáfrica y otras 22 de regreso, en lo que hoy es el avión de la fuerza aérea mexicana TP02, por su capacidad de combustible, tuvo que hacer tres escalas cada siete horas, tanto en la ida como en la vuelta.

    Jornada suficiente para conocer en la plática, a fondo, al único secretario que le acompañó y que era, entonces, el canciller Pepe Meade. Ahí el canciller se ganó la candidatura presidencial, nos dijo el Presidente.

    Y lo comento porque, mientras muchos especularon seis años, el Presidente había tomado la decisión al cumplirse apenas justo un año de su mandato, era 10 de diciembre de 2013.

    Y ayer de nuevo Pepe Meade fue de los primeros en llegar, y se ganó uno de los más significativos reconocimientos.

    En total 88 comensales, 11 mesas con 8 sillas; estuvieron todos los que hoy son Secretarios o titulares del gabinete ampliado... Y las ausencias. La gran, gran ausencia del ex secretario de Gobernación hoy coordinador de los senadores de PRI, Miguel Ángel Osorio Chong.

    Tampoco estuvieron los extitulares de Pemex, Emilio Lozoya, de la CFE Francisco Rojas, y los ex secretarios de Agricultura, Enrique Martínez y Martinez y José Calzada Rovirosa; pero estuvieron y no son del gabinete, los ex presidentes del PRI, César Camacho Quiroz, Enrique Ochoa, René Juárez Cisneros y la actual presidenta de dicho partido y ex canciller Claudia Ruiz Massieu, así como los ex secretarios de Educación, Aurelio Nuño, y de la SEDATU, el yucateco Jorge Carlos Ramírez Marín.

    El presidente Peña no habló de sus planes para el futuro, fue el único orador en la última comida con su gabinete, con un discurso, que en una hora resumió los logros de su gobierno, dividiéndolo en los 5 ejes en que basó su administración:

    México en Paz, México Incluyente, México con Educación de Calidad, México Próspero, y México con Responsabilidad Global.

    Y al citar cada uno de los logros, fue reconociendo por áreas a los que fueron y son responsables de las mismas.

    Para el ex vocero presidencial David López Gutiérrez, si hubiese que calificar esta última reunión de gabinete, fue afortunada, necesaria, no de despedidas sí de reencuentros de los que fueron y siguen presentes en el afecto presidencial. Y el propio presidente pidió que lo vieran "como la despedida de su cargo como presidente, pero jamás como amigo"...

    A la salida, los saludos con la mano desde la ventanilla alzada fueron la norma; nadie declaró nada, la oficina de comunicación social de la Presidencia de la República también fue tajante, que por lo estrictamente privado de la reunión no habría ni comunicado ni imágenes. Pero el oficio siempre gratificante del reportero es la médula de la comunicación. La crónica del adiós.

    Comparte

    Escríbe al autor

    Escribe un comentario directo al autor